CEMADE, Mérida Marista.

CEMADE, Mérida Marista.

Domingo 11 de septiembre del 2016.

 

Los directivos de Mérida encomendaron al Centro Marista de Desarrollo (CEMADE) la preparación de una celebración para dar inicio al Año La Valla. Este Centro Marista surgió hace unos 14 años y se encuentra ubicado al sur de la ciudad, en una zona marginal y vulnerable que atiende a niños, jóvenes y adultos de las colonias cercanas. Recientemente ha llegado a esta colonia una nueva comunidad de Hermanos Maristas.

En el Centro Marista recibimos con mucha alegría esta noticia y trabajamos con fuerza y ánimo durante dos semanas para organizar una experiencia que conectara con la realidad interior de cada uno y con la realidad de Dios, quien siempre se hace presente.

Un buen grupo de jóvenes que apoyan en el CEMADE fueron los protagonistas, acompañados del personal que laboramos aquí: Daniel Dorantes, María Hernández, José Collí y Agustín Acevedo, para que los participantes vivieran una experiencia de estar en torno a la misma mesa y que cada familia se llevara un recuerdo artesanal preparado por los niños y jóvenes que participan aquí.

En punto de las 10 de la mañana llegaron de la Universidad Marista, del CUM, del Montejo, de la Joaquín Peón, del Centro Marista y de las dos comunidades de hermanos, personas que vibran con lo marista. Los jóvenes del Centro Marista los recibieron y les pusieron el nombre en una etiqueta, acto seguido les entregaron un papelito con el número del equipo que le tocará formar. Daniel Dorantes, responsable del Centro Marista, luego de una cálida bienvenida indicando el motivo de la celebración y señalando que nos encontramos en torno a una mesa que evoca aquella de La Valla construida por Marcelino, agradece a cada uno su presencia y nos invita a vivir un Rallye por las instalaciones del Centro. El Hno. Agustín Acevedo dio las indicaciones para que se formaran los equipos y señaló el inicio del rallye. Los participantes fueron respondiendo algunas preguntas de conocimientos generales de lo marista y algunas otras sobre la realidad social del Centro Marista. Poco a poco fueron introduciéndose en una dinámica de abrir el corazón hasta llegar, al término del rallye, a la gran celebración eucarística.  El coordinador fue llamando a un representante de cada una de las obras y comunidades maristas de Mérida para estar sentados en torno a esta bella mesa y así, junto con el sacerdote, celebráramos la Eucaristía. La primera lectura fue tomada de “Agua de la Roca” recordándonos que la persona de Jesús es central para todos los maristas, la segunda lectura fue tomada del documento donde nuestro hermano Emili Turú nos invita a celebrar este tercer año de preparación al bicentenario y escuchamos atentos el Evangelio donde Jesús sale al encuentro de un par de discípulos que regresaban a casa decepcionados, les escucha, enseña, acompaña y parte el pan con ellos, revelándoles su presencia.

Al término de la misa, un grupo de jóvenes entregaron a las familias participantes un bello recuerdo hecho por las manos de nuestros alumnos de catequesis y que les recuerda los valores que queremos vivir en este año, así como la esperanza de que algo nuevo está naciendo y mostrándoles que contamos con cada uno de ellos tanto en el centro como en este nuevo inicio de la vida marista.

Compartimos unos ricos tamales y pasta mientras platicábamos de aquello que nos mueve el corazón y que nos inspira a ser maristas y a contagiar el fuego de la pasión.

Gracias a todos aquellos que hicieron posible esta experiencia y les esperamos en el Centro Marista de Desarrollo, casa marista para todos, ¡contamos contigo!

 

Redactó.
Hno. Agustín Acevedo, FMS.

 

un nuevo comienzo