Hermano Provincial y su Consejo

 

Hno Provincial y consejo

 

  • H. Miguel Santos: Provincial
  • H. Jesús Hernández: Viceprovincial. Acompaña la Región 3

Consejo:

  • H. Oscar Domínguez: Consejo de Misión.
  • H. Raúl Lara: Ecónomo provincial.
  • H. Oscar Becerra: Acompaña la Región 1
  • H. Alfredo Alba: Acompaña la Región 2
  • H. Hugo Pablo V: Acompaña la Región 4

 

El Hermano Provincial, gobierna la Provincia con ayuda de su Consejo. Es el primer responsable de la animación espiritual y apostólica y de la administración de los bienes. Mantiene la unión entre los Hermanos y coordina sus actividades. Ejerce autoridad directa sobre todos los Hermanos y casas de la Provincia (Const.143).

El Consejo Provincial, está formado por un grupo de Hermanos que, con el Hermano Provincial, constituye el órgano de reflexión, consulta y decisión de la Provincia. Es considerado como un órgano colegiado, que ejerce su liderazgo en la animación y vivencia del carisma marista, en la Provincia.

Con el fin de contribuir a la revitalización del carisma y de la espiritualidad maristas, así como a la generación de una dinámica de fortalecimiento y de desarrollo de la misión educativa y de las obras maristas, la Provincia Marista de México Occidental, adopta un esquema de regionalización de las Comunidades y de las Obras Maristas.

La Provincia de México Occidental está integrada por 4 regiones. Cada una de ellas es coordinada por un Consejero Provincial, asignado por el H. Provincial y su Consejo. 

Algunas de sus responsabilidades:

  1. Promover una participación más directa y focalizada del Consejo Provincial para animar y acompañar la vida provincial.
  2. Promover nuevos liderazgos y dinámicas de participación corresponsable, en los ámbitos de animación, gobierno y gestión.
  3. Generar un mayor compromiso, en el desarrollo y animación, de las comunidades e instituciones educativas.
  4. Valorar y asegurar el cumplimiento de los compromisos adquiridos, así como de mecanismos institucionales, para rendir cuentas y corregir, oportunamente, los desvíos.
  5. Ser animadores del carisma y de la espiritualidad marista.
  6. Promover la renovación de la vida de las comunidades religiosas y de las obras educativas.
  7. Visionar el futuro de la Provincia, que deseamos construir, dando respuesta a los signos de los tiempos y a los movimientos sociales y eclesiales emergentes, en nuestra sociedad actual.

 

 

/regiones